Me quedan once minutos de diez.
Ha pasado en un abrir y cerrar de ojos.
Ayer moría por ti. Y hoy puede que también. Pero no a todas horas.

Volvería a buscarte. Pero puede que más pronto. Aunque el resultado fuera el mismo.

Me quedan nueve de diez. Has pasado sin avisar. He pasado yo a la velocidad de la luz. Nadie se cree que ya hubiéramos pasado.

Me quedan solo seis de diez. Otra vez hablando de ti. Que ni tú sabías tu nombre cuando te nombraba antes de ti.

Me quedan menos cuatro de diez. Y no te vas. Y yo me quedo. Y tú no estás.

Me quedan solo dos de diez. Sin sitio en tu jardín. Mirando el reloj, dejándome dormir.

Uno nada más. Solo uno. Y lo quemo hasta la yema de mis dedos. Como la última vela que quisiera soplar.

Y van diez. Y probablemente uno más.

Mostrando FullSizeRender.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s