Esta noche voy a darte los dos años y medio que te debo. Voy a envolvértelos en un papel de regalo ñoño, de esos que no conocías hasta antes de conocerme a mí.

Me han enviado recuerdos tuyos, aunque es mentira. Solo me lo imaginé al ver aquella cara conocida, aquel puente entre tú y yo. Y me di cuenta de que quería darte los tres años y tres cuartos que nos debemos, aunque estén llenos de polvo y con las esquinas algo dobladas.

Se cayó hoy nuestra foto de mi corcho en la pared. Una de las dos o tres que nos hicimos porque no te gustaba, porque no nos apetecía y porque apenas hicimos cosas que nos incitaran a inmortalizar. La recogí de detrás de mi mesa de noche y supe que tenía que hacer algo con aquellos cuatro años, casi cinco, que nos llevábamos debiendo.

Encontré tu número de teléfono sin querer mientras buscaba algo en la ‘E’. Aunque creo que era mentira, porque no guardo a nadie en la agenda con esa inicial. Y al verte abriendo la lista siguiente pensé en los cinco o seis años que me empezabas a deber y en las pocas veces que conseguí que nos volviéramos a ver.

Se me rompió el regalo de cumpleaños que me dejaste con retraso. Aquella chorrada que me dejó del revés y el dolor atroz de que ahora es como que no fue. Y me enfadé pensando en los diez o veinte años que me vas a deber.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s