Hoy he estado a una milésima de quedarme roto. Me he visto tan lleno de rabia y sin posibilidad de desahogo que me he visto tan poco como yo que casi me he roto.

Estuve a punto de romperme aunque aguanté sin rasguños. Volví a casa sin arañazos ni vendas, sin seña visible de mi casi derribo, pero sabiéndome despedazado por dentro, castigado por mí siendo menos yo.

Estaba a punto de romperme pensando en las ganas que tenía de gritar y en que en sitios cerrados es mejor guardar silencio. Empezaba a notar que me salían grietas en el alma y andaba escaso de pegamento. Estaba a punto de romperme y yo caminaba como si nada.

Entonces me pareció ver tu coche subir por la calle. Casi. Me pareció verlo hasta el último instante en el que se paró en el ‘ceda el paso’ justo a mi lado. Me pareció verlo hasta comprobar que no era tu matrícula, ni de tu color, ni tu modelo ni nada tuyo que no fuera tu recuerdo. Y hasta ese último momento estaba casi roto y me rompí al no verte. Rómpeme si has de hacerlo porque estoy a medias. Rómpeme porque no me entiendo estando casi entero.

A cada paso de vuelta supliqué romperme con tu imagen. Rogué romperme y encontrarte. Le pedí al cielo romperme del todo si estaba por hacerlo. No dejar pieza con remedio. Y sin romperme del todo me rompiste entero. Sin aparecer en mi duelo, solo tu ausencia rompió todo sin venir a cuento.

pedazos,-bombilla-170184.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s