Y enfurecido, encogido en el suelo, soltó un grito en tono de cuento de Andersen hecho trizas:

-¿Cómo no me voy a hacer daño? ¡Si llevo toda la vida esperando a hablar contigo y voy y me tropiezo con la correa de tu perro!

mordiendo-zapato2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s