Hablo de esas personas que insultan bordando en sus labios la afilada cuchilla de la palabra “conformista”. Esas personas avariciosas que te miran anonadadas cuando les comentas que no tienes ninguna prisa en ascender en el trabajo, mudarte de casa, comprarte un coche nuevo, sacar una carrera, estudiar un máster o tener un hijo. Y mientras afirmas tajantemente que te encuentras muy bien tal y como estás, ellos te colocan la pegatina de “perdedor” en rojo fosforito en tu digna frente.

A esas personas les digo: soy inmensamente feliz solo y acompañado. Soy inmensamente rico cuando siento y cuando padezco. Soy envidiablemente afortunado cuando sonrío y cuando me quejo. Soy yo y mis circunstancias, mis ganas de vivir y disfrutar de lo imperfecto. Soy yo quejándome de agujetas, soy yo adorando mis aficiones, soy yo amando mis sanas adicciones.

Estos son mis sueños cumplidos, los de ayer y los de hoy. Y no me atrevo a decir “¿para qué más?”, pero menos me atrevo a insinuar “¿por qué tan poco?”. No es que me conforme con la mediocridad, no es que sea esclavo del miedo, no es que no quiera aspirar a más. Es que mañana seré viejo y me habría pasado la vida compitiendo conmigo mismo. Es que mañana seré viejo y me habría pasado la vida haciendo lo que otros esperan de mí. Es que mañana será mañana y ya estaré pensando en el mes que viene. Es que mañana haré planes y la vida me los va a desbaratar en un segundo. Es que hoy me perdí la oportunidad de ser feliz, pensando en lo inmensamente feliz que seré cuando mi yo inconformista sea pleno dentro de 20 años. Es que…

Yo me apasiono por lo que hago, para compensar que me pasaré la vida haciendo cosas por obligación. Me come la ilusión por quien soy, para compensar el drama que les pesa a otros por quiénes quisieron o querrán ser.

No te conformes con ser infeliz, pero no enloquezcas porque pase el tiempo. Mejor vuélvete loco mientras el tiempo pasa, quédate con tus sueños a su debido tiempo. Con tu trabajo y entrega, el reloj hará el resto. Sé feliz en el proceso.

“Mañana será otro día y la gloria se irá. Hoy la tengo agarrada y no podrá escapar de mis manos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s