Estuvo esperando a sus 18 para hacerlo muy lento. Estuvo esperando a que su voz le hiciera coros a los truenos. Estuvo esperando a que sus ojos ya no leyeran cuentos. Esperó a que sus manos supieran tocar al ritmo de su cuerpo. Esperó lo justo para no ser impaciente. Esperó hasta lo políticamente correcto, hasta que sus pensamientos ya no eran secreto de sumario en las celdas de los adultos cuerdos.

imagen-madurez 18

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s