Quiero hablarte de sexo sin tapujos, porque estoy un poco cansado de que todos esos pensamientos se queden en mis sábanas. Quiero tocarte sin culpa y esconder nuestra ropa debajo de la cama. Quiero que tu piel desnuda no pueda pasar por un desnudo artístico, que sea lo que es, que huela a lo que es. Quiero que tu sonrisa me muerda el labio y silencie las voces de mi cabeza y le dé un par de palos a la absurda de mi conciencia. Quiero besarte con la luz encendida, donde pudieran llegar a vernos, con la puerta entreabierta, con la vergüenza empapada. Quiero amarrarte en una trampa de tela que nos detenga de cintura para abajo, para jugar a escondidas a eso de lo que hablan en las noticias. Quiero que dejes de buscar, que me encuentres, que dejes de preguntártelo en la cama, que empecemos a responder, que me busques sólo a mí.
Quiero escuchar en el silencio cómo se desabrocha el botón de tu pantalón, aunque por dentro estemos llenos de ruido. Quisiera que vieras por primera vez cómo al roce de nuestros cuerpos saltan chispas, y que recuerdes en tus tripas que nadie volverá a hacer que lo sientas así. Quiero que abraces mis piernas con las tuyas, mientras inevitablemente me acaricias sin querer y aún a sabiendas de que me encanta. Quiero que el centro de mi universo sea por minutos repetibles el kilómetro cero de la autopista de los salvajes carriles de mis dedos en tu pelo. Quiero que la cinemática de la perversión en nuestros cuerpos se vea a cámara lenta desde fuera. Quiero que mires al cielo y suspires dejando caer una decisiva gota de sudor sobre tu pecho. Quiero que desde la luz rompa a llover, solo para verte a contraluz, para guardarte en los negativos impermeables de mi estómago. Quiero que nos empapemos de dolor y maldad a contratiempo. Quiero que desciendas a mi boca en busca de aliento, que el cielo llore de arrepentimiento y las estrellas nos digan ‘lo siento’, porque tardaron demasiado en dejarnos hacer esto. Quiero que se agoten nuestras reservas, quedarnos sin batería y preguntarnos al oído ‘¿qué es lo que hemos estado haciendo mal para que nuestra mejor decisión haya sido la primera que tomamos sin pensar?’.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s